LITERATURA RENACENTISTA

external image renacimiento311.jpgexternal image el-greco-El-entierro-del-Conde-de-Orgaz-renacimiento-en-espa%C3%B1a-renacimiento-espa%C3%B1ol-movimientos-artisticos-renacimiento-.jpg

El Renacimiento fue un movimiento histórico iniciado en Italia y desarrollado en Europa Occidental entre los siglos XV y XVI. Fue una época de cambio y de liberación para una sociedad anteriormente oscura y difícil. Está ampliamente ligada al humanismo, del cual adquiere el interés en el mundo clásico que lo caracterizará.
Los principales exponentes del Renacimiento se hallan en el campo de las artes, las cuales rompieron conscientemente con la tradición artística de la Edad Media. Pese a ello también se produjo una renovación en la cultura, las ciencias, las letras y la sociedad, todo ello enfocado a la búsqueda de la Belleza y de la Verdad. Una de sus características más importantes fue la separación de lo cívico y lo religioso. Será a partir de este momento cuando ya cobrará fuerza el redescubrimiento del hombre como individuo, el redescubrimiento del mundo como armonía y la realidad que rodea al hombre liberado de todas las preocupaciones religiosas.
El desarrollo del Renacimiento coincidió con el inicio de la Edad Moderna, marcada por la consolidación de los Estados europeos; los viajes transoceánicos que pusieron en contacto a Europa y América, la cual acababa de descubrirse rompiendo la idea teocéntrica del mundo; la descomposición del feudalismo; el nacimiento de una fuerte burguesía próspera que buscaba su propio beneficio y la afirmación del capitalismo. La pérdida de poder de la iglesia hizo que se propagaran las herejías, que finalmente darán a fines del siglo XVI la Reforma Protestante. El desmembramiento de la cristiandad con el surgimiento de la Reforma protestante, la introducción de la imprenta, el sistema heliocéntrico de Copérnico y la consiguiente difusión de la cultura fueron uno de los motores del cambio.
El Humanismo, ligado estrechamente al Renacimiento, innova al inspirarse en la Antigüedad clásica y en la consolidación de la importancia del hombre. Sin embargo, mientras que este se centraba en los aspectos filosóficos y teológicos, el Renacimiento lo hará como impulsor del desarrollo de la ciencia. De esta forma el Renacimiento, sin renunciar a los temas básicos del humanismo, se desligará de él en la perspectiva teológica y sin embargo lo enlazará con el pensamiento científico.
En España el cambio ideológico no es tan extremo como en otros países; no se rompe abruptamente con la tradición medieval, por ello se habla de un Renacimiento español más original y variado que en el resto de Europa. Esto se debe a la actuación de la inquisición, la cual dificultó el avance intelectual en sus inicios.